Articles

Por qué los Jaguares están usando una línea biarticular en el Súper Rugby Posted 6 months ago

Default

por-que-los-jaguares-estan-usando-una-linea-biarticular-en-el-super-rugby

Habiendo crecido en Gales, era una rutina hacer la peregrinación los sábados por la tarde para llegar al terreno de Talbot Athletic, el campo donde mi equipo local, el Aberafan RFC, jugaba sus partidos.

En aquel entonces, el paso a desnivel de la M4 se estaba construyendo, una gran arteria que conectaría directamente la zona de West Wales con Londres, y que ensombrecía la ciudad que quedaría bajo la gigante obra de ingeniería. “El camino en la cima de una ciudad” fue construido sobre enormes torres de concreto, y uno de esos pilares gigantes quedo sembrado en el corazón de la calle Tan-y-Groes, una calle por la que solía caminar en mi ruta al campo de juego. Los pilares marcaron una gran diferencia en el paisaje, cavando profundamente en la tierra y en las vidas de las personas cuyas casas quedaron debajo de ellos. Los fantasmas de las terrazas demolidas de la calle Llewellyn cuentan sus historias en la obra “Passion” de Michael Sheen que a menudo se presenta en el área.

De repente, el tiempo de viaje en automóvil a Londres, que solía hacerse pasando por la antigua A48 y que duraba entre seis y siete horas, se redujo a la mitad. Las mareas de inundación del río Afan, que regularmente rompían sus riberas y engullían la ciudad y las aldeas a su alrededor, literalmente dejaron de ocurrir con la construcción de nuevas defensas para proteger el “milagro en el cielo de 5 millones de libras esterlinas”.

Con el tiempo, la carretera se llevó gran parte del comercio y la industria del área, la antigua línea de ferrocarril por la que iba a la escuela entró en desuso y las hierbas y malezas comenzaron a cubrirla. Para ser sincero, ni siquiera recuerdo cuando dejé de usar ese camino, puesto que ya era imposible caminar por él. La tienda de deportes donde compraba mis camisetas de los ‘Wizards’ también cerró, junto con la mayoría de los pequeños establecimientos que se encontraban en Station Road. La ciudad es un eco fantasmal ahora, nada comparada con aquel bullicioso centro comercial e industrial que solía ser.

La historia del club de rugby ha seguido un curso similar, pero siempre recordaré la intensidad de las batallas, especialmente entre los hombres de granito cortados de piedra de los Valles y la pizarra con los nombres de los delanteros, cuando equipos como Pontypool llegaron a la ciudad.

Pontypool fue el pilar sobre el cual se construyeron los destacados equipos de Gales de los años setenta, y todo fue gracias al scrum que construyó Ray Prosser. Prosser hizo una gira por Nueva Zelanda como un León británico e irlandés en 1959, y cuando comenzó a entrenar al final de sus días como jugador, se decidió a construir la unidad de scrum más formidable y despiadada del país. Y lo logró.

No había nada de especial en el método de Pontypool. Toda la estrategia se basaba en ocho hombres, no en cinco ni seis, y fue uno de los primeros equipos en elegir a un talonador de scrum en la era amateur. Bobby Windsor fue catalogado como todo una promesa en el programa de los 93 kilos, pero rara vez jugó a un nivel bajo, nunca a menos de 112 kilos en la práctica.

No fue un accidente que los oponentes más difíciles a los que Pontypool se enfrentó, Argentina, por ejemplo, operaran con los mismos principios con su bajada. Ellos jugaban con props como talonadores, como el caso de Federico Méndez y más tarde, Eusebio Guinazu, y siempre exigían el máximo esfuerzo de sus delanteros sueltos en el juego de conjunto.

Aún y cuando los Pumas han perdido algo de su énfasis tradicional en el scrum en relación a los Jaguares del Súper Rugby, bajo el nuevo entrenador Mario Ledesma (otro de la gran brigada del juego que basa el scrum con el talonador), hay señales claras de que están recuperando su mojo en esta área.

En la ronda 11 del Super Rugby 2018, los Jaguares lograron su primera victoria histórica en suelo neozelandés, y lo hicieron gracias a un gran esfuerzo de scrum contra los Blues. En el transcurso del juego, demostraron la validez de los movimientos claves del scrummage que Jase Ryan ya ha explicado en su excelente serie en The Rugby Site.":https://www.therugbysite.com/coaching-videos/leadership-management/set-piece-blueprint-scrum-setup.

La serie de Jase Ryan comienza con los fundamentos de la configuración del talonador, y a través de ella, Ryan se encarga de abrir camino en la teoría biomecánica de las líneas bi-articulares y examina la contribución esencial de los adelantamientos sueltos al esfuerzo general de scrum.

Los Blues lucharon contra la estrategia en todos los aspectos. Eran débiles justo en el medio de la configuración, sus posiciones corporales eran normales, pero ellos no supieron ordenarse como un ocho contra los Jaguares.
De acuerdo con la teoría médica:

“Los músculos bi-articulares se encuentran comúnmente en las extremidades superiores e inferiores del cuerpo humano. Estos músculos generalmente cruzan dos articulaciones e influyen en el movimiento en ambos sentidos.”

Como Jase Ryan demuestra, el objetivo básico para el scrum es tener sus hombros, rodillas y pies en línea cuando se inicia el movimiento después de la orden de ‘set’ del árbitro. Esto ayuda a que los músculos que cruzan las articulaciones trabajen en la misma dirección y se dirijan hacia el mismo resultado.

Echemos un vistazo a un par de scrums en circunstancias de juego, desde lados opuestos de la configuración.

Ver vídeo aquí

Este fue el primer scrum del juego en el que la superioridad de los Jaguares comenzó a mostrarse claramente.

Desde el punto de vista bi-articular, la posición en “conjunto”, y justo después de ella, la posición siguiente son radicalmente diferentes. La diferencia funciona a favor del puntapié del Jaguar Santiago García Botta, que está en una mejor posición bi-articular que su oponente, el Blues número 3, Sione Mafileo, y cuando la presión llega:

En tan solo dos segundos, Mafileo se ha desplazado a una posición más débil donde sus rodillas se han hundido hacia el suelo, pero no así su pecho, mientras que García Botta ha mantenido la buena alineación de hombros, rodillas y pies.

Detrás de Mafileo, los dos delanteros sueltos visibles en el lado de los Blues, el número 8, Akira Ioane, y el número 6, Dalton Papali’i, también han perdido su forma. La forma de Ioane es el eco de lo que le ocurrió a Mafileo, con sus rodillas hundidas pero el pecho alto, mientras que los pies de Papali’i están muy por detrás del plano de sus hombros y rodillas. En el medio, el scrum de los Blues ya ha asumido una apariencia de joroba comparada con la forma plana sostenida por el plano de los Jaguares.

Para complicar el problema, tan pronto como el scrum de los Blues comienza a retirarse, Ioane se separa rápidamente de sus compañeros, lo que significa que tienen un hombre menos para defender la conducción.

Pero el problema real no estaba tanto en el lado de Mafileo, sino en el lado opuesto.

Mírelo aquí

A lo largo del juego, el pilar central de los Jaguares (Nahuel Tetaz Chaparro) y el talonador Agustin Creevy se combinaron para presionar al talonador de los Blues, James Parsons, y Pauliasi Manu no pudo hacer nada para detenerlo.

En el análisis, los signos revelan las señales de estrés – en la forma corporal de Akira Ioane, y la dificultad de la segunda fila en el costado de Manu para mantener su hombro en el “punto ideal” (su cabeza ya es visible por encima del nivel del scrum). Todo esto es evidencia clara de la presión que el equipo sufre.

Dos segundos después, y las banderas bi-articulares nuevamente favorecen a los Jaguares:

Como Jase Ryan señala en repetidas ocasiones en su presentación, el hecho de que el número 3 de los Jaguares, Tetaz, esté en un scrum alto podría pasarse por alto, pero ¡la relación armoniosa del conjunto entre los hombros, las rodillas y los dedos de los pies es mucho más relevante!

RESUMEN

Los principios fundamentales de un buen scrum siempre han sido los mismos, aunque como hemos visto a lo largo del tiempo, son muy fáciles de olvidar o subestimar. Durante la mayor parte de una década, el trabajo que puso Pontypool en el scrum bajo Ray Prosser les trajo excelentes resultados en repetidas ocasiones, no solo en la configuración en sí, sino en áreas relacionadas, como la posición del cuerpo en el colapso. Podemos decir, pues, que los buenos hábitos se extienden tan rápido como los malos.
En la era profesional, no se puede vivir sin un talonador del tamaño de Bobby Windsor, que tenga un peso de al menos 110 kilogramos, y que sea alguien que pueda controlar el juego tan bien como los props.

Los ocho delanteros (incluidos los sueltos) deben comprometerse absolutamente con la tarea principal de mantener la estabilidad y ganar el balón en términos favorables.
Ese es el rugby de hoy. No hay atajos.

La altura del scrum no es tan relevante como la capacidad del equipo de mantener una relación efectiva entre las “articulaciones” bi-articulares, ya que esto último es lo que hace que los props se sientan más cómodos.

La construcción de la autopista M4 cambió para siempre la realidad del mundo para los clubes de rugby del Sur de Gales, y la de las ciudades asociadas con ellos. Aunque el profesionalismo ha cambiado el scrum en aspectos como el proceso de participación y la velocidad de configuración, el valor de la técnica y el compromiso de los ocho hombres sigue siendo el mismo: una victoria pequeña, pero significativa, tal vez, para los valores duraderos del juego.

The Rugby Site es el único recurso de coaching en línea que ofrece técnicas y perspectivas que se aplican globalmente – Suscríbase ahora mismo por 12 meses y reciba un precio especial.

Enter your email address to continue reading

We frequently post interesting articles and comment from our world class content providers so please provide us with your email address and we will notify you when new articles are available.

We'll also get in touch with various news and updates that we think will interest you. We promise to not spam, sell, or otherwise abuse your address (you can unsubscribe at any time).

Comments

comments powered by Disqus

Nick has worked as a rugby analyst and advisor to Graham Henry (1999-2002), Mike Ruddock (2004-2006) and latterly Stuart Lancaster (2011-2015). He also worked on the 2001 British & Irish Lions tour to Australia and produced his first rugby book with Graham Henry at the end of the tour. Since then, three more rugby books have followed, all of which of have either been nominated for, or won national sports book awards. The latest is a biography of Phil Larder, the first top Rugby League coach to successfully transfer over to Union. It is entitled “The Iron Curtain”. Nick has also written or contributed to four other books on literature and psychology. "He is currently writing articles for The Roar and The Rugby Site, and working as a strategy consultant to Stuart Lancaster and the Leinster coaching staff for their European matches."

Comments
Topic Espanol
Applicable to Coaches   Players  

Related articles

How to attack with the box-kick

The perception of ‘negative play’ in rugby is often associated with kicking the ball. The idea that a team which can no longer think of anything positive to do with the ball, kicks it away instead. Analyst Nick Bishop looks at how kicking is now about creating opportunity for the offence, rather than simply to move the ball off the field of play.

How to blind-side your opponent from scrums!

Defence in the modern game is built around the speed at which the defensive line can move up and mount pressure on its opponents. Analyst Nick Bishop looks at when the offence becomes “How can we offset that momentum? How can we take away some of that speed?”.

The where and when of ‘how to offload’

The offload can be one of the most exciting and rewarding skills in the game of Rugby Union. Analyst Nick Bishop explains how offloading is a particularly valuable skill for teams who know that they will not go into most games with an advantage in physical size and power over their opponents.

What is Creativity? – the curious case of Beauden Barrett versus South Africa

If the notion of creativity can be summarized in one word, that word would be ‘vision’. Better peripheral awareness and depth perception lead to better decision-making, and from this perspective Beauden Barrett’s game in the recent match between New Zealand and South Africa in Wellington was of interest from start to finish. Analyst Nick Bishop reflects on Barrett’s performance in his latest article.

How the All Blacks dismantled the Wallaby lineout in Sydney

In his latest article analyst Nick Bishop uses Victor Matfield’s excellent Lineout series to helps illuminate the problems the Wallabies experienced in the first All Black test last week.